Astrología Psicológica

La astrología responde en gran medida a nuestra necesidad de autoconocimiento y evolución consciente. Desde los inicios del desarrollo cultural, los seres humanos hemos observado el cielo nocturno con curiosidad, buscando encontrar inspiración y guía para nuestros pasos. En el pasado el cielo nocturno era la morada de los dioses y mientras nuestra imaginación proyectaba en las estrellas la vida de los dioses, sin saberlo, observando el cielo nocturno y construyendo palacios imaginarios para los dioses, estábamos creando una proyección de la mente humana, de tal modo que ahora las estrellas son un espejo de la consciencia de la cual somos partícipes.

Como se da esto todavía es un misterio, pero estudiando y analizando la carta natal descubrimos un mapa de nuestra consciencia y personalidad, un mapa del tiempo donde transcurre nuestra vida personal y colectiva. Refleja con claridad hacia dónde se orienta nuestro propósito esencial, en qué ámbitos de la vida fluimos y en cuales encontramos dificultades, dónde está nuestro potencial y dónde nuestras debilidades, cuales son nuestras características personales y en qué momento del proceso evolutivo de maduración personal estamos. Reconocernos en nuestras cualidades y anhelos íntimos tiene un efecto transformador en nuestras vidas que apunta hacia nuestra auto-realización como seres humanos, desde el entendimiento y la auto-conciencia damos un primer paso para evolucionar hacia un estado de plenitud y conciencia, aceptando nuestras contradicciones y nuestras sombras.

La astrología de orientación psicológica, nace de la transformación de una astrología tradicional de carácter predictivo y determinista que confluye con las investigaciones sobre la psicología humana de comienzos del siglo XX. El objetivo prioritario de esta nueva astrología ya no es adivinar el futuro, sino ayudar al ser humano en su autoconocimiento y evolución personal.

Las aportaciones pioneras del astrólogo Dane Rudhyar (París 1895 – San Francisco 1985), influenciado por las investigaciones del psiquiatra suizo Carl Gustav Jung, fueron fundamentales para una reformulación de los conceptos astrológicos. En su libro ‘El desarrollo de la personalidad’, publicado en 1936, Rudhyar expone un enfoque astrológico centrado en entender los procesos evolutivos del ser humano desde dentro de uno mismo, por oposición a la perspectiva astrológica clásica que describe al individuo desde fuera.

Eran los tiempos de Sigmund Freud y el nacimiento del psicoanálisis y de la psicología profunda de Carl Gustav Jung a comienzos del siglo XX. El estudio de los procesos del inconsciente dejaron una profunda impresión que más tarde ayudaría a gestar una variedad de hipótesis que superan los límites del psicoanálisis ortodoxo.

Esta astrología renovada, que se definió como psicológica, se fue distanciando de aquella astrología determinista, los intereses de la cual se orientaban prioritariamente hacia la adivinación y los eventos externos. Muchos astrólogos modernos, sobre todo del mundo anglosajón, se adhirieron a esta nueva astrología y contribuyeron a su desarrollo con sus escritos y reflexiones. Uno de estos astrólogos de referencia es Howard Sasportas (1948 – 1992) que en su libro Las Doce Casas nos dice:

“La premisa filosófica que sirve de base a la astrología psicológica, expresa que la realidad de una persona se genera a partir del paisaje interior que dibujan sus pensamientos, sentimientos, expectativas y creencias.”

Hoy día la astrología psicológica tiene una amplia aceptación en todo el planeta, se asienta sobre las bases y principios fundamentales de la astrología tradicional, pero redefine, enriquece y actualiza sus conceptos con las aportaciones de la psicología moderna.

Puedes solicitar tu consulta aquí

contacte

%d bloggers like this:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close