Diario de una crisis anunciada, 30 de junio 2020. Conjunción Júpiter Plutón retrógrados

 

TerceraColisión30Junio2020

Nos movemos hacia un momento cumbre en el baile de aproximaciones entre Júpiter, Saturno y Plutón. Con la segunda conjunción exacta del día 30 de junio entre Júpiter y Plutón, en movimiento retrógrado, entramos en un punto álgido que viene a agravar la crisis.

Estamos en el punto medio de un ciclo que viene gestándose desde el 2019, abarca todo el 2020 y buena parte del 2021, por lo que vale la pena recordar para situarnos, pues este es un ciclo que viene a traer profundos cambios.

Todo empezó en enero de este año con la conjunción exacta de Saturno y Plutón. En este baile, Saturno y Plutón solo tendrán una conjunción exacta el 13 de enero del 2020. En cambio Júpiter y Plutón gracias a su movimiento retrógrado tendrán tres conjunciones exactas, el 5 de abril, el 30 junio y el 13 de noviembre. Aunque Saturno parece que tenga poco protagonismo, en realidad tiene un papel más discreto, pero no por ello menos relevante. Pues aunque Saturno solo tenga una conjunción exacta con Plutón, tiene dos grandes aproximaciones muy relevantes, una al comienzo de todo este ciclo, en abril del 2019 a 3º de orbe y otra finalizando el año 2020, momento en que habrá un periodo de dos meses en que ambos estarán estacionarios y muy próximos a la conjunción. Este periodo estacionario acabará coincidiendo con la tercera y última conjunción exacta entre Júpiter y Plutón, con lo que técnicamente podremos hablar de una triple conjunción en noviembre del 2020.

Con el tercer encuentro en noviembre terminará el baile entre los cronocratores (Júpiter y Saturno) y Plutón que empezó la primavera del 2019 y tuvo su primer punto álgido en enero de 2020. Poco después, entre finales de diciembre e inicios de enero, se dará la conjunción entre Júpiter y Saturno que inician un importante nuevo ciclo que también trae cambios importantes.

Ahora en esta segunda conjunción entre Júpiter y Plutón estamos justo a la mitad del baile y en uno de sus momentos cumbre. Justo en este punto un Marte triunfal entra en Aries dispuesto a plantar batalla desde su propio signo durante un inusual largo periodo que irá hasta la entrada del año 2021.

Ya poco antes de entrar en Aries, Marte estaba en cuadratura técnica con el Sol y la Luna en el eclipse que se producía a 0º de Cáncer en el momento del solsticio. Y al poco de entrar en Aries, en los primeros grados, se acerca a un Mercurio retrógrado en Cáncer con el que mantendrá todo el mes de julio una tensa relación en cuadratura, advirtiendonos de que la batalla por el relato en esta crisis va a estar tensa y con algún que otro arrebato de ira.

Al paso de esta cuadratura con Mercurio, Marte se unirá por un corto periodo de tiempo en conjunción a Quirón, reforzando la idea del valor personal e individual, haciéndonos reflexionar, en medio de todo este lío, sobre y el valor de nuestras acciones como individuos y nuestro lugar en el mundo. Y es que desde una mirada global se pone de relieve con este Marte en Aries el valor de lo individual en esta crisis de orden social y colectivo. Todo esto interactuando con un Sol en Cáncer que por otro lado pone también de contrapeso la necesidad de cuidar los vínculos con los seres más próximos y las necesidades locales del territorio que habitamos y sentimos como propio, pues de eso nos habla Cáncer desde una mirada sociológica.

Este Marte en Aries va a estar muy activo lo que resta de año, con momentos cumbre en que va a entrar en cuadratura con la triple conjunción en Capricornio, concentrando toda la tensión en los signos cardinales. Lo de ahora es solo el comienzo de un final de ciclo que ha concentrado mucha tensión durante dos años en los signos cardinales y que termina con una simbólica entrada de Marte en Aries que prolonga su estancia en su signo por seis meses, dando aún más fuerza a este impulso cardinal que induce a tomar iniciativas nuevas, iniciativas de cambio.

Con Marte haciendo cuadratura al baile de conjunciones entre Plutón y los cronocratores, será muy difícil contener la tentación de tomar parte y acción como individuos en esta crisis que a todos nos afecta. Por lo que las movilizaciones en las calles parece que están aseguradas. También habrá que contar con sus manifestaciones más bajas y descontroladas como manifestaciones de violencia y explosiones de ira contenida.

A todo esto Neptuno se mantiene estacionario en los 20º de Piscis, sin prácticamente moverse desde mayo hasta agosto, como espectador impasible aparenta no hacer nada, pero en realidad, está sentado como un buda en el actuar sin actuar. Y desde lo sutil, teje la trama de lo imperceptible. No nos damos cuenta, pero ahí está moviendo las aguas de la consciencia y ayudando a amansar a la bestia.

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close