Diario de una crisis anunciada. Carta anual 2019 0º Libra

EquinoxLibra2019

Con la entrada del Sol en Libra llegamos a la mitad de un año astrológico en el que destaca la presencia de tres planetas de ascendencia colectiva transitando por su propio domicilio. En relación a los mismos se viene dando a lo largo de este año un ambiente tenso y de alto voltaje en los signos mutables por la cuadratura Júpiter-Neptuno. Y el inicio de tensas relaciones en el eje Cáncer-Capricornio al mismo tiempo que el eje nodal transita por el, como preludio de la esperada triple conjunción en Capricornio del próximo año 2020.

Desde la entrada de Plutón en Capricornio en el 2008, hasta su definitiva salida en el 2024 se esperan grandes transformaciones en las estructuras institucionales y gubernamentales del poder establecido a todos los niveles de la sociedad. Así como crisis de legitimidad en el poder jerárquico establecido por tradición, y con ello, costumbres y tradiciones basadas en nuestra herencia cultural. Plutón pone a prueba y regenera todo aquello que no tiene cimientos fuertes en la casa de Capricornio – las instituciones y la tradición -. Ahora que llegamos al final de este proceso plutoniano, tenemos un esperado gran evento astrológico que viene a acelerar esta transformación. Una gran concentración de planetas al rededor de este lento deambular de Plutón en los últimos grados de Capricornio que ya se está empezando a gestar y durará hasta comienzos del 2021.

En esta entrada del Sol en Libra se encuentra en oposición a un Quirón retrógrado en Aries, ambos espejándose mutuamente nos inducen a reflexionar sobre nuestro valor como individuos, nuestro modo de actuar en el mundo y cómo ubicamos este modo de actuar en nuestra relación con los demás.

Mientras el principal reflector del Sol, la Luna, transita empoderada por su domicilio en Cáncer, planta batalla en oposición a Saturno y Plutón, para recordar a estas autoridades que cualquier reforma que se haga desde las altas instituciones deberá contar con la imagen reflejada en su signo opuesto de Cáncer – la familia y la casa del pueblo -. Un mensaje reforzado por el apaciguador discurso conjunto de Mercurio y Venus en Libra que intervienen en estrecha cuadratura a la oposición en domicilio de Saturno y Luna que muy oportunamente cruzan su camino con el eje nodal, y que nos viene a recordar que sin acuerdos no se puede negociar y que no hay negociación sin acuerdos.

A esta tensión entre signos cardinales se suma la tensión entre signos mutables. A la amistosa cuadratura Júpiter-Neptuno se suma un Marte voluntarioso que a su tránsito por Virgo viene a recordarnos la valiosa acción de humilde y callado servicio al otro.

Termina la escena representada por los dioses del firmamento, un solitario Urano retrógrado que desanda sus pasos como repasando el terreno que ya tiene en Tauro arado y nos presta a imaginar ese futuro fruto deseado.

Y luego dirán que a los dioses no les gusta laborar…

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google photo

Esteu comentant fent servir el compte Google. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close