Los símbolos y el carácter cíclico de la experiencia humana II*

Los símbolos integran las experiencias separadas de un vasto  número de hombres. Llevan acontecimientos del reino de lo fortuito, lo extraordinario, lo único y lo incomprensible al reino de los “universales”. La secuencia lógica de símbolos que uno  encuentra en todos los  lenguajes, en todas las teorías científicas, en  todas las formas de arte tradicional y en todos los rituales religiosos, crea, a partir de hechos aparentemente caóticos,  impredecibles y carentes de sentido, patrones de orden  y significado. Mil  sucesos   o  situaciones  personales   llegan a verse como meras variaciones sobre un tema csolentral. El símbolo  nos representa este  tema  central  significativo. Y el tema  es parte de una secuencia coherente de incentivos similares, que adquieren propósito mediante su interrelación. Expresada a través de símbolos, la vida queda condensada en unas relativamente pocas unidades de experiencia interrelacionadas. Cada unidad es un concentrado de experiencias de millones de personas.
yin_yangHoy, nosotros, que hemos sido moldeados por la tradición occidental, pensamos por lo general, que para cada uno existe una infinita variedad de experiencias posibles. Lo que nosotros experimentamos es estrictamente nuestro, cada momento es nuevo, ningún acontecimiento se repite nunca. Sin embargo, si bien es cierto que la experiencia humana es ilimitada, la experiencia normal del hombre es finita en lo que se refiere al cruz-andasanúmero de tipos de experiencias características y significativas. Si un hombre pudiera moverse, indiferente a los obstáculos físicos, sobre la superficie del globo a lo largo del ecuador, podría caminar y caminar eternamente. Su movimiento sería “ilimitado”. Pero sus experiencias de  condiciones y escenarios a lo largo de la ruta serían finitas. Después de haber realizado una vuelta  completa  alrededor del globo, empezaría a encontrar de nuevo los  mismos  rasgos  geográficos.  Sus experiencias básicamente se repetirían, aunque pudiese responder a ellas de un modo diferente a cada nuevo encuentro. Del mismo modo, las experiencias  básicas  de  la vida del  hombre constituyen una  serie cerrada.  Con  “básicas” quiero decir típicas y características por debajo de variaciones superficiales. El mismo principio de una serie repetida de experiencias lo encontramos en relación al tiempo.  El tiempo  es cíclico. Todo lo que vive empieza, llega a un clímax y termina, pero solo para comenzar de nuevo. La ilustración universal de esto es el ciclo de las estaciones en climas templados. El que haya un ciclo anual de estaciones  no significa, sin embargo, que podamos esperar una repetición exacta y literal de los mismos acontecimientos y hechos concretos cada año. Lo que se repiten son, para la planta viviente, incentivos básicos de crecimiento. Cada primavera, las semillas de trigo son nuevas semillas, el tiempo  difiere algo, y otros factores pueden variar, pero el incentivo primaveral más importante y básico para las especies de trigo es que debe de haber germinación y crecimiento. Los hechos pueden variar, pero el significado permanece, año tras año. Estas secuencias cíclicas de la naturaleza siguen patrones lógicos a los que el ser humano ha tenido que adaptarse para sobrevivir, calendario mayadesarrollando en su forma de pensamiento una estructura lógica análoga a lo aprendido de su entorno natural.

En otras palabras, la experiencia humana es esencialmente cíclica y se despliega de acuerdo con principios estructurales. Por variadas que las experiencias de los hombres puedan parecer, no se salen, sin embargo,  de los límites de una serie de lo que se podría también llamar estructuras de significados “arquetípicos”, derivados de los mencionados patrones lógicos de los ciclos vitales.

Dicha serie tiene un  carácter  repetitivo  en lo que a su estructura se refiere, constituye un todo de significados. Pero nunca repetiría bastante que “estructura” y “contenido”  pertenecen,  por decirlo así, a dos reinos diferentes,  pese a que ambos reinos se interpenetran a cada punto como dos realidades yuxtapuestas.

Ciertamente, el conjunto de la astrología descansa filosóficamente  sobre la idea básica de que es posible referir todas  las funciones esenciales implicadas en la existencia de un campo de actividad  organizado, y sobre  todo  de un organismo viviente, a diez variables representadas por los diez  “planetas” de la astrología moderna   (incluyendo el sol y la luna). La  astrología afirma también que las doce  Casas constituyen  clases arquetípicas de experiencias  necesarias para el desarrollo de una persona individual  madura,  y que los doce signos del zodíaco  se refieren  a doce  modos  básicos de “energía”, o cualidades de ser arquetípicas, que esencialmente colorean cualquier actividad funcional (p. ej., planeta) operando en sus campos. En estos y otros  ejemplos  relacionados,  la idea básica es siempre que estamos  viviendo  en  un  universo  ordenado y estructurado que constituye un todo  “ciclo-cósmico”, el  cual  es  finito. Todos  los campos estructurados de actividad son finitos, pero los acontecimientos existenciales y las posibilidades de  interrelaciones son indefinidas – ¡ lo que  no significa  que sean infinitas! –

Esta es la base lógica y filosófica  para el uso de series cíclicas de símbolos como el Zodiaco, el I Ching y la serie Sabiana.

Hemos  estado   más  o  menos  acostumbrados a la idea  de que las actividades internas de cualquier organismo son  limitadas  y periódicas. Hablamos del Ciclo del metabolismo alimenticio, de la circulación de la sangre y, en un sentido más amplio,  del  ciclo  de  actividad   de  las  glándulas   endocrinas a lo largo  de un  ciclo  completo de vida,  desde  el nacimiento hasta  la  muerte. Pero,  por  lo general,  no estamos dispuestos a asumir que las experiencias de la persona  como  un todo  son también limitadas y periódicas o, para  ponerlo de   otro modo, admitir que solamente hay un cierto número de significados   básicos, que el hombre reúne a lo largo de su vida, y que estos significados pueden ser vistos en términos de secuencia estructural y cíclica.

No obstante, esto no significa que una persona no pueda experimentar una gran variedad de acontecimientos. Puede tener  muchos  pensamientos y experiencias. Pero, una cosa es experimentar acontecimientos y otra es extraer de ellos significados vitales y creativos. Lo que cuenta, espiritualmente   hablando, es la  cosecha  de  significados que una persona es capaz de recoger de estas muchas y variadas experiencias. Por esta razón, una vida rebosante de acontecimientos no es necesariamente la más rica en significados.

*Este artículo es mayormente un extracto del libro de Dane Rudhyar “El Mandala Astrológico”

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out /  Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out /  Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out /  Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out /  Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close